Fulton Servicios Integrales ha conseguido una nueva certificación. Tras las ISO 9001 (Calidad), 14001 (medioambiente), 50001 (energía), OHSAS 18001 (prevención) y UNE 166002 (I+D+i) ahora se completa este repóquer con la UNE 216701. En esta ocasión la empresa ha sido acreditada, por la entidad Bureau Veritas, como ‘Proveedor de servicios energéticos’.  Un reconocimiento importante en el mundo de la eficiencia energética pero sobre todo por la seguridad que transmite tanto a los actuales como a los futuros clientes.

La empresa lleva un lustro apostando por la eficiencia energética y en este tiempo se han llevado a cabo proyectos cuyo objetivo ha sido la reducción del consumo energético y la optimización de las instalaciones. Esta apuesta implica identificar y verificar una serie de actuaciones que deben realizarse con el rigor necesario para que el resultado final sea eficaz y fiable. 

A través de la división de Servicios Energéticos se gestionan en la actualidad contratos de eficiencia energética  – tipo ESE – como el del Hospital General de Valencia o en municipios como Alcañíz (Teruel), Cabrera d’Anoia (Barcelona) o el Consell Comarcal de Ribera d’Ebre en Tarragona, que agrupa a nueve municipios de la zona, o el suministro energético –tanto eléctrico como térmico – y mantenimiento de las instalaciones de 157 centros dependientes de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. 

La importancia de los servicios energéticos se revela como fundamental para alcanzar los objetivos de ahorro energético comunitarios tal y como lo reconoce la citada Directiva 2012/27/UE. Una directiva que promueve el mercado de los servicios energéticos y fomenta la figura del Proveedor de estos servicios.

La Norma UNE 216701:2018 recoge unos requisitos mínimos de capacidad y experiencia técnicas que permitan al cliente asegurarse la calidad del proveedor. Además establece tres tipos de proveedores en función de los tipos de actuación: auditoría y consultoría energética; explotación e inversión. Establece tres niveles en función de aspectos como la facturación del proveedor de servicios energéticos, la cuantía económica de sus contratos, el número medio de profesionales dedicados a los servicios energéticos o las comunidades autónomas en las que ha trabajado 

La misma fue impulsada por la Asociación de Empresas de Mantenimiento Integral y Servicios Energéticos (AMI),la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3E), la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (ADHAC) y la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración (ATECYR). 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies