Uno de los lugares más ‘delicados’ para trabajar durante la pandemia ha sido, sin duda, las residencias de la tercera edad. De ahí la dificultad para ejecutar proyectos en dichos entornos donde se han tenido que extremar las medidas de seguridad para evitar contagios y proteger a un colectivo tan vulnerable de la COVID-19.

En este sentido, la empresa está llevando a cabo obras de acondicionamiento en varias de estas residencias, como son las de El Catí (Elda) o las ubicadas en los municipios valencianos de Moncada o Puçol, todas ellas en la Comunidad Valenciana a través de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

En dichos lugares nuestra plantilla ha tenido qué, o bien aislar dependencias para evitar el contacto con las personas mayores, o bien trabajar con trajes especiales, ‘tipo buzo’, donde ha sido inevitable mantener ese contacto.

El proyecto más significativo es el de El Catí donde se está ejecutando una rehabilitación completa del edificio y cuyo presupuesto asciende a más de 5 millones de euros.

La primera fase se encuentra en marcha—se han realizado los primeros derrumbes, trabajos de albañilería y reparación de pilares de hormigón armado— e incluye la rehabilitación del ala izquierda y la zona de nuevos ascensores, ejecutándose un muro provisional en todas las plantas que independice el ala derecha de la zona en obra del ala izquierda.

La fase 2 comprende la rehabilitación de la escalera central, renovándola en todo su trazado, mientras que la fase 3 supondrá la rehabilitación del ala derecha y la terminación del edificio.

En la Residencia de Puçol se ha reformado una zona de baños, para mejorar su accesibilidad, y se ha instalado un nuevo sistema de interfonía. Por su parte, la Residencia de Moncada, 100 plazas, verá reformada su sistema de climatización.