La Universitat de València ha estrenado un nuevo sistema de climatización en el Aulari V del Campus de Blasco Ibáñez, de uso común por parte de la Facultat de Ciències de l’Activitat Física i l’Esport y de la Facultat de Fisioterapia, y lo ha hecho con diez meses de antelación al tiempo previsto en el proyecto inicial.

El período de ejecución de la obra estaba previsto que fuera de 15 meses – 75 días por cada una de las tres fases e intervalos de tiempo entre ellas –  y que concluyera a finales de 2018 pero la apuesta del Grupo Fulton por reducir, en una tercera parte, ese tiempo ha conseguido minimizar el impacto de la obra sobre los usuarios del edificio y poner en uso la instalación para el inicio del curso 2017-2018.

El proyecto está valorado en 2 millones de euros y ha sido necesaria la instalación de estructuras de soportación de equipos en cubierta para aguantar el peso de la nueva maquinaria – dos enfriadoras de casi 7 toneladas cada una. Además se han hecho compatibles los trabajos con las actividades docentes para no perjudicar el normal desarrollo de las actividades.

 

Por lo que respecta al tratamiento acústico se ha dotado a la instalación de un apantallamiento acústico para la sala de máquinas, en la cubierta de la zona Este, para proteger las posibles emisiones de ruido hacia las viviendas colindantes. Además, se han instalado silenciadores en los conductos de impulsión y retorno de aulas así como el posterior cerramiento acústico de los mismos.

Las aulas se distribuyen en tres bloques Norte, Este y Sur, y cinco plantas. Se trata de un edificio construido a principios de los años 90 y cuya ocupación máxima está en torno a las 3.000 personas. El edificio dispone de tres salas de climatizadores y dos cubiertas en las que se instalan la totalidad de equipos.

En la actualidad se disponía de un sistema de climatización compuesto por dos centrales de producción frigorífica ubicadas en sendas salas de máquinas en el sótano del edificio. Se trataba de equipos obsoletos, con refrigerante R22, que presentan un avanzado estado de deterioro y que necesitan ser adaptados a la normativa actual.

El control de la climatización se realiza mediante un Sistema Integrado de Gestión y Control de Instalaciones que tiene por objeto la optimización del funcionamiento de las instalaciones desde el punto de vista tanto del consumo de energía como de la racionalización de las secuencias de trabajo con objeto de conseguir un funcionamiento óptimo de las instalaciones con unos gastos de explotación mínimos apostando por la eficiencia energética.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies