El sector sanitario vuelve a ser protagonista en esta ocasión con un proyecto de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana en el Hospital de La Ribera situado en Alzira (Valencia).

En dicho centro se ha reformado una zona de la planta segunda del Hospital, donde se ubicaban consultas –zona de espera, aseos y almacén-, para convertirla en un nuevo quirófano con el que cubrir las crecientes necesidades de la actividad quirúrgica programada para los próximos cinco años.

Esta nueva infraestructura, según la Conselleria, permite la programación de hasta dos sesiones quirúrgicas diarias, pudiendo llegar a realizarse diez sesiones semanales consiguiendo de esta manera una notable disminución de la lista de espera quirúrgica y una considerable mejora en la atención sanitaria prestada a los pacientes.

Los trabajos han consistido en demoliciones, redistribución de espacios, instalación de climatización, eléctrica en baja tensión, telecomunicaciones y contra incendios. El nuevo espacio ocupa una superficie de 37 metros cuadrados y ha contado con un presupuesto próximo a los 400.000 euros y se ha ejecutado en 4 meses.

El centro hospitalario se puso en marcha en el año 2000 y se convirtió en el primer hospital público de gestión privada. En 2018 volvió a estar en manos de la Generalitat Valenciana.

Un proyecto que se une a una larga lista de proyectos sanitarios que se han ejecutado en los últimos tiempos como la reforma del área de urgencias del Hospital de Manises, la reforma integral del área de pediatría del Hospital Clínico de Valencia o la Sala Blanca de la fundación IVO.