El diario Expansión ha recogido en un reportaje los proyectos actuales y los planes de futuro de nuestra compañía. A continuación mostramos una transcripción del artículo.

El grupo valenciano de servicios de ingeniería y mantenimiento Fulton quiere aprovechar el tirón de la inversión para ampliar su presencia en el sector privado. La firma que actualmente obtiene el 70% de su negocio de la actividad procedente de administraciones y entidades públicas considera que puede crecer en ciertos sectores que tienen unos altos niveles de exigencia y por ello busca servicios de mantenimiento especiales, como la industria alimentaria o la farmacéutica.

El grupo quiere aprovechar su experiencia desde hace años en el diseño, instalación y mantenimiento de salas blancas o instalaciones como laboratorios o líneas de producción que exigen unas condiciones de esterilización y aislamiento muy superiores a lo habitual.

La empresa valenciana ha sido la encargada de reformar la planta del hospital militar Gómez Ulla reservada para los casos de enfermedades de mayor riesgo epidemiológico y de emergencias NBQ – nuclear, biológica y química -. También fue responsable de renovar 17 quirófanos en el Hospital Ramón y Cajal “con una fórmula de renting durante 18 meses”.

Ahora estudia trabajar en el sector hotelero mexicano con firmas españolas del sector

“Queremos aprovechar la reactivación económica en el sector privado para apostar por la diferenciación y un componente tecnológico para dirigirnos a farmacéuticas, tecnológicas o alimentarias, que tienen que cumplir unas exigencias muy altas y saben que se arriesgan a tener que parar toda la actividad por un fallo”, explica Luis Romero, director general y propietario de Fulton.

La empresa ya cuenta con algunos clientes de este tipo, como el fabricante de golosinas Trolli, con el que mantiene un acuerdo para el mantenimiento de su factoría en Valencia. En la que sigue siendo la principal pata de su negocio, los contratos de la administración pública, Fulton ha conseguido recientemente una adjudicación de 9,6 millones de euros de la Universidad de Valencia. La empresa se encargará de renovar todas las instalaciones de la Facultad de Farmacia de Burjassot.

“Este año hay dos incertidumbres, una es Cataluña y la otra los presupuestos. Para un sector como el nuestro es muy distinto que se prorroguen los presupuestos Generales a que se aprueben unos nuevos. Las inversiones y licitaciones cambian mucho”. Según Romero, si los presupuestos acompañan, el crecimiento este año podría superar el 15%, tras facturar 34 millones de euros el año pasado, con un incremento del 9,5%.

Además, el grupo espera incrementar su negocio por su entrada en Andalucía y Castilla y León, donde ha instalado delegaciones. Actualmente la firma valenciana emplea a más de 400 personas.