La división de Fulton Servicios Integrales ha renovado su compromiso con la calidad y el medioambiente y así lo ha reconocido un organismo independiente y de reconocido prestigio a nivel internacional como es Bureau Veritas. Dicha compañía, tras realizar la pertinente auditoría de los sistemas de calidad y gestión ambiental de la empresa, nos ha concedido el certificado que demuestra que cumplimos con los requisitos exigidos según los últimos estándares de la norma internacional ISO establecidos en el año 2015: el ISO 9001:2015 por lo que respecta al sistema de calidad y el ISO 14001:2015 en lo que que hace referencia al medioambiente.

En el Grupo Fulton consideramos que los certificados son nuestra carta de presentación porque demuestran cómo hacemos las cosas y porque a través de la Responsabilidad Social Corporativa mantenemos un compromiso con nuestros grupos de interés. Nos gusta que hablen bien de nosotros por eso nos esforzamos en mantener los certificados en su nivel más alto. Calidad, Gestión ambiental y de la energía, I+D+i, Seguridad y Salud, son sin duda nuestro mejor aval.

La compañía mantiene desde el año 2008 un Sistema de Gestión Ambiental desarrollado de acuerdo al estándar internacional de la norma UNE en ISO 14001 en lo que respecta al montaje y mantenimiento de las instalaciones de climatización y servicios de eficiencia energética.

Ahora la adaptación a la nueva norma implica en el caso del sistema de calidad – ISO 9001 – realizar algunos cambios que en líneas generales se podrían resumir en los siguientes aspectos: informar sobre el contexto de la organización y las partes interesadas; enfoque por procesos; liderazgo; identificación y control de los riesgos y oportunidades; exigencia de que todo cambio en la compañía esté planificado y especial atención a la provisión externa de bienes y servicios.

Por su parte la certificación sobre medioambiente – ISO 14001 – comparte requisitos a nivel general con la certificación ISO 9001 en lo que se refiere al contexto de la organización, liderazgo y riesgos y oportunidades, pero que presenta algunas particularidades como: la vigilancia del ciclo de vida del producto; la relevancia de la cadena de valor; la mejora continua y los indicadores que hacen referencia a los objetivos ambientales así como la identificación de las necesidades y expectativas de las partes interesadas – clientes, proveedores y trabajadores.